Consumo de proteína animal asociado a menor mortalidad cardiovascular en adultos mayores

Las proteínas son macronutrientes esenciales que desempeñan una amplia variedad de funciones fisiológicas en el organismo. A nivel estructural, son cadenas de aminoácidos unidos por enlaces peptídicos.

Según la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), las personas mayores tienen las mismas necesidades proteicas que los adultos, es decir, 0,83 g/kg/día (1). Sin embargo, cada vez hay más opiniones de expertos que consideran que esta cantidad debería de ser mayor, debido a que a partir de los 65 años la renovación proteínica es del 20-30% menor que en la etapa adulta y existe una pérdida progresiva de proteínas corporales, lo que puede derivar en sarcopenia, fragilidad y otros problemas fisiológicos (2,3).

Un estudio internacional liderado por el grupo de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional y Alimentaria de la Universidad de Barcelona y del área CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES) revela que el consumo de proteína animal se asocia inversamente con la mortalidad cardiovascular y por cualquier otra causa en adultos de 65 años o más.

Las características intrínsecas de las proteínas de origen animal (perfil de aminoácidos, digestibilidad) se han destacado en otras revisiones por su papel sobre el envejecimiento saludable y la prevención de la sarcopenia en adultos mayores, lo que sugiere priorizar el consumo de fuentes de proteínas de alta calidad como pescados y mariscos, huevos, carnes margas o lácteos teniendo en cuenta también que son alimentos que aportan otros muchos numerosos nutrientes de interés como vitaminas, minerales y grasas saludables (4).

El objetivo de este estudio fue evaluar las asociaciones a largo plazo de la ingesta de proteínas animales y vegetales con la mortalidad en adultos mayores. Para ello, se realizó un estudio de cohorte prospectivo que incluyó a 1.139 adultos mayores de la región de la Toscana italiana (edad media 75 años, 56% mujeres), seguidos durante 20 años (estudio InCHIANTI). La ingesta dietética se midió mediante cuestionarios de frecuencia de alimentos e información clínica. Las ingestas de proteínas se expresaron como porcentajes de la energía total. Se evaluó también la mayor o menor adherencia a la dieta mediterránea.

Resultados y discusión

La ingesta media (DE) de proteína total fue de 74 g/día, y el valor normalizado por peso fue de 1,1 g/kg de peso corporal por día. En general, el 63 % de la ingesta total de proteínas fue de origen animal. Durante los 20 años de seguimiento, ocurrieron 811 muertes (292 de enfermedades cardiovasculares (ECV) y 151 de causas relacionadas con el cáncer). En el modelo ajustado, se observó una asociación inversa estadísticamente significativa entre la proteína total y la mortalidad cardiovascular. El consumo de proteína animal se asoció inversamente con la mortalidad cardiovascular y por todas las causas.

El presente estudio es el primero que muestra una asociación inversa entre el consumo de proteína animal y la mortalidad en mujeres y hombres mayores de un país mediterráneo (5).

Para conocer más sobre este estudio:

Tomás Meroño, Raúl Zamora-Ros, Nicole Hidalgo-Liberona, Montserrat Rabassa, Stefania Bandinelli, Luigi Ferrucci, Massimiliano Fedecostante, Antonio Cherubini, Cristina Andres-Lacueva, Animal Protein Intake Is Inversely Associated With Mortality in Older Adults: The InCHIANTI Study, The Journals of Gerontology: Series A, Volume 77, Issue 9, September 2022, Pages 1866–1872, https://doi.org/10.1093/gerona/glab334

Referencias

  1. EFSA. Dietary Reference Values for the EU (DRV). 2019. Disponible en: https://multimedia.efsa.europa.eu/drvs/index.htm
  2. Bauer J, Biolo G, Cederholm T, et al. Recomendaciones basadas en la evidencia para la ingesta óptima de proteínas dietéticas en personas mayores: un documento de posición del Grupo de Estudio PROT-AGE. J am med dir assoc.2013; 14(8):542–559. https://doi.org/10.1016/j.jamda.2013.05.021
  3. Gaytán-González A, Ocampo-Alfaro MdeJ, Torres-Naranjo F, et al. Dietary protein intake patterns and inadecuada protein intake in older adults from four countries. Nutrientes. 2020; 12(10):1–17. https://doi.org/10.3390/nu12103156
  4. Nunes EA, Currier BS, Lim C, Phillips SM. La proteína rica en nutrientes como estrategia dietética primaria en el envejecimiento saludable: por favor, señor, ¿podemos tener más? Proc Nutr Soc. 2021; 80 (2):264–277. https://doi.org/10.1017/S0029665120007892
  5. Tomás Meroño, Raúl Zamora-Ros, Nicole Hidalgo-Liberona, Montserrat Rabassa, Stefania Bandinelli, Luigi Ferrucci, Massimiliano Fedecostante, Antonio Cherubini, Cristina Andres-Lacueva, Animal Protein Intake Is Inversely Associated With Mortality in Older Adults: The InCHIANTI Study, The Journals of Gerontology: Series A, Volume 77, Issue 9, September 2022, Pages 1866–1872, https://doi.org/10.1093/gerona/glab334